El comercio de ayer, y el comercio de hoy…

Buenos días a tod@s!!

Hoy hemos amanecido pensativos…..y quizás un poco nostálgicos recordando los tiempos de nuestros abuelos, y las historias que nos han narrado montones de veces a cerca de su juventud y las épocas de cambios.  Por eso nos hemos puesto a ver imágenes de tiempos antiguos.

Hemos encontrado instantáneas de lo más bonitas, en la que nosotros, que somos emprendedores, nos hemos visto reflejados.

Fotografías que relatan cómo evolucionó todo. Y centrándonos en lo nuestro, que es el comercio, podemos ver lo diferentes que eran los negocios de ayer en comparación con los de hoy.

No estamos hablando de épocas tan lejanas como las del «trueque»,  sino épocas en las que los pequeños comercios afloraban en los pequeños pueblos o ciudades en forma de ultramarinos o boticas,  en las que se vendían un sinfín de productos alimenticios a  granel , a la vez que cualquier producto para el aseo o incluso prendas de vestir, instrumentos de labranza, etc……

Después los locales se fueron especializando, y en cada establecimiento se vendían productos determinados y especializados. Surgieron las pastelerías, las tiendas de moda, las tiendas de juguetes, las librerías, las farmacias, las fruterías, las floristerías……

Pero todo aquello volvió a cambiar…….y con los años las ciudades crecieron, y la industrialización se hizo más fuerte.  Surgieron los grandes almacenes y las gigantescas superficies comerciales. Los pequeños comercios, en los que te atendía siempre el mismo empleado durante muchos años de tu vida, tendieron a desaparecer dado que no podían competir con los nuevos macro modelos de negocio.

Durante muchos años los centros comerciales evolucionaron incansablemente, mientras que tristemente, los pequeños comercios cerraban sus puertas, hasta que de una manera inevitable aparecieron también las compras por internet. Compras en las que no se ve, no se toca el producto, pero a precios muy competitivos y con un servicio rápido.

Parecía el nuevo futuro, pero algo, no sabemos si la nostalgia por lo artesano, lo ecológico, lo novedoso o simplemente la necesidad de adquirir algo más exclusivo que podemos ver, tocar y sentir en nuestras manos, nos hizo plantearnos un cambio. Un retroceso a lo de antes. Un regreso a aquellos pequeños comercios en los que la atención personalizada y dar un buen servicio era lo más importante.

Y aquí estamos nosotros! Jóvenes emprendedores que decidimos traer a nuestro barrio un trocito de anhelo de tiempos pasados, mezclado con la modernidad que tanto nos caracteriza a la sociedad de hoy.

img_20190224_205515212

Y aquí estamos! cooperando para hacer de nuestro pequeño pueblo un lugar con zona comercial de excelencia, con calles bien iluminadas y proporcionando el mejor comercio de cercanía.

Satisfacer las necesidades de nuestros clientes es sin duda nuestro mayor objetivo. Y desde luego, en el pequeño comercio nos esmeramos cada día. Desde el ventanal del escaparate, que es nuestro mejor saludo, hasta el último rincón de la tienda.

Los detalles se cuidan con dedicación, porque sabemos que hoy en día son los que marcan la diferencia con tantas y tantas opciones de mercado que tenemos.

Y como no, hoy terminamos el post con un aplauso para todas las personas que hacen posible con sus compras, que los emprendedores como nosotros nos decidamos a traer de nuevo la esencia de los pequeños comercios al barrio. Y seguramente, en unos cuantos años nuestros nietos echaran la vista atrás para recordar las anécdotas que nosotros les hayamos contado de la evolución del comercio en tiempos pasados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: